domingo, 15 de marzo de 2015

CAMINANDO POR LOS ALREDEDORES DE ROSES

Otro fin de semana en Roses en casa de nuestro amigo Alberto que se porta genial con nosotros. Además también subieron Edu, Pua y Cris...gastronomía y risas aseguradas.

El tiempo no ha sido el mejor pero siempre se pueden hacer cosas si uno tiene ganas. así que hoy domingo nos hemos separado y unos se han ido a rodar con la bici y otros para el monte a patear.

Edu, Pua y Alberto han salido con la bici a pesar de que chispeaba desde primera hora de la mañana. Aunque a ellos les ha dado un poco de tregua el tiempo. Gloria y yo nos hemos oro a patear y hemos hecho un recorrido muy entretenido y con vistas sobre la bahía de Roses y el Port de la Selva.

15.5km y 660m+ en 3h12' de caminata bajo una llovizna que nos ha acompañado casi el 100% de la ruta y en la parte alta un viento bastante fuerte.

Salimos rápido de las calles de Roses y tomamos una pista siguiendo la Riera de la Vila para luego desviarnos por un sendero que sube con ganas hacia el monte. Antes pasamos por una casa en ruinas que es el punto para tomar el desvío.




Cuando ganas altura, si echas la mirada atrás, las vistas son muy bonitas sobre el Golfo de Roses, aunque hoy no sea el mejor día.



Al llegar arriba seguimos por una planicie hacia la carretera que viene del alto de Perafita y que se dirige al centro militar. este tramo de carretera tiene muy buena pinta para subir en bici.


En este punto giramos a la derecha continuando por otra pista.  Así también le damos la espalda al viento por un rato.



El viento está soplando con bastante fuerza e insistencia que acompañado del agua se hace molesto, aunque soportable. 
Subimos un poco más y ya luego, una vez en la parte más alta, es hora de empezara a bajar dejando el Rec de Montjoi a nuestra izquierda.


Se alcanza a ver la Badía de Montjoi y se intuye también la Punta Falconera. Seguimos esta pista hasta llegar a enlazar con la carretera que va a Montjoi. Cruzamos y seguimos por un sendero que se acaba cortando.


Ahora toca tirar de intuición y hacer un poco de campo a través para acabar descendiendo por un barranquillo hasta llegar a las calles de la urbanización Canyelles.
Después de callejear un poco acabamos llegando a la playa y desde allí, por el Camí de Ronda ya a Roses de nuevo.


Una vuelta entretenida y fresca que nos ha abierto el apetito. 
Una ducha caliente y como nuevos...luego hemos ido los 6 a comer al Celler de Can Serra en Empuriabrava y seguro que hemos recuperado más de lo que hemos gastado jaja, pero que agosto y que bien nos ha sentado a todos la comida.

Gracias chicos por estos días!!! 

1 comentario: