martes, 13 de agosto de 2019

3 DÍAS MÁS DE BICI Y NUEVO PARÓN



Después de la caída del pasado 13 de julio, primera toma de contacto con la carretera, prácticamente un mes después. El sábado 10 de agosto, un paseo con la flaca, viendo como va el cuerpo y sobretodo la mano. 
Quedo con mi hermano, Sergio, Paulo y de camino a Malgrat por la nacional, nos cruzaremos con Alberto que también nos acompañará un rato.
La idea es salir a dar una vuelta sin ninguna pretensión particular, tan sólo hacer km, que voy mu falto y distraerme con los compis. 
Preparo un recorrido entretenido y un poco de investigación, buscando tramos nuevos y que no estén transitados o poco, por coches.




La salida no tiene mucha historia, perfilamos la costa por la nacional, pero lo hacemos pronto y evitamos ir muy estresados por el tráfico.  Una vez en Malgrat, seguimos hacia Palafolls y así llegaremos a Tordera por la carretera vieja, el Camí de la Ginesta.

Ya en Tordera, tras llenar bidones en una fuente, tomamos la carreterita del Veïnat de Sant Adreu y salimos a la carretera de Hortsavinyà. Otro día vendremos a hacer esta subida pero hoy, he hecho tramos de subida más cortos y aún y así, la ruta quedará larguita.

Bajamos hacia la salida de Tordera y luego nos desviamos de nuevo de la general para ir por el Camino de Fogars a Tordera. Otros repechitos majos y otra vez esquivando coches.

Paulo aprovecha para hacer una serie. Sergio se va con él y el resto vamos piano piano. Llegamos a la parte alta y después baja de Forgars de la Selva. Cruzamos una vez más la general y ahora cambiamos de urbanización jaja, breve loop por unas rampas exigentes y hora ya dirección Hostalric por el lateral de la AP7.

Allí nos despedimos de Paulo que que ya pone la directa para casa. Nosotros damos la vuelta como si regresaremos a Tordera por la GI-512 y en el cruce hacia Mas Altaba, Alberto nos deja también 8nos vemos en la próxima nois, gracias por la compañía!!)

Otro tramo de subida muy chulo y sin coches pero con una buena tostada de calor.  Sumamos 3,6km más de subida y conectamos con la C-35. Bajamos y en el desvío a la estación, la dejamos. Ahora vamos a enlazar con la carretera que va a Les Mallorquines. Justo en la estación, hay que hacer un tramo de unos 300m de tierra y luego otro de unos 50m pero están muy pisados.

El calor aprieta y las fuerzas ya de alguno no se empiezan a venir abajo. Ahora tocaba ir de buscar la subida a la urbanización de Can Fornaca y hasta donde yo quería llegar, 5,2km para subir casi 300m más. Pero el inicio se ve potente y mi hermano hoy no va con ganas así que nos damos la vuelta. Ahora regresamos un poco sobre nuestros pasos pero rápido nos desviamos de nuevo. 
Algo menos de 2km de subida para llegar a la urbanización Les Massanes. Este tramo también muy chulo y otro descubrimiento!!

Una vez pasado esto, bajamos ya camino Hostalric donde haremos una parada para refrescarnos y tomar unas cocacolas bien fresquitas. Así ya se ve todo de otra manera jaja.

Aquí nos despedimos de mi hermano que se irá directo por la larga recta que separa este pueblo de Sant Celoni. Yo aún tengo algunas tachuelas y carreteritas divertidas por las que quiero pasar de regreso a casa. Sergio se viene así que sin prisa pero sin pausa vamos comiendo km. 

Primero nos vamos a Grions y luego por al camino de Caserans para llegar a Breda por el Camino de Can Cadell. Buenos repechos y zona de clásica eee Sergio!! Creo que le gustó mucho esta zona.

Ya en Breda, bajamos a la C35 y la seguimos hasta Sant Celoni. En este tramo veo que las piernas funcionan ya que, a pesar del viento en contra y de que yo no estoy como quisiera, hago todo el tramo alrededor de 36-37km/h. La ausencia de km en este último mes y sobretodo la mega bajada de defensas que me pegó el cuerpo, hacen que me vaya de todo menos sobrado, pero por otro lado, con todo esto, la verdad es que no está mal pero vamos, que ya estoy con ganas de recuperar el tiempo perdido.

Ahora le quiero enseñar el tramo que va de Sant Esteve de Palautordera a la ubanización de Vallserena y de allí, hacia la C35 nuevamente por Sanata. La cruzamos y nos vamos por Villalba Saserra al lateral de la C35 que ya han dejado totalmente asfaltado. Pasamos por la Masia Pou de Glaç - Can Mora y ya sólo nos queda pasar la tachuela del Coll de Can Bordoi. 
Las fuerzas ya van justas pero aún jugamos un poco  jaja. 

Sergio ya lo tiene casi todo hecho, parar a pillar agua en Dosrius y él se quedará en Mataró, yo seguiré por Argentona hacia Vilassar y luego hasta Tiana. (gracias noi)

Al final con la tontería 170km con 1500m+ en repechos que me han servido como punto de partida y sobretodo para darle frescura al coco por que madre mía, vaya mierda de año y ahora en particular de verano.

El lunes, ida y vuelta al trabajo con la bici. Aún no tengo fuerza en los dedos para apretar la maneta del embrague de la moto y como me duele y no me veo seguro, mejor carril bici y txino txano. 26km en ayunas a la ida y 61km más ya de vuelta. 




El martes más de lo mismo, 26km en ayunas por la mañana y 70km más de vuelta por la tarde coincidiendo un ratón con Christian. 




Pero nada, después de estos 3 días, otro parón por una mini intervención. Nuevamente parado desde el miércoles hasta, como minimo, el próximo miércoles. Otros 10 días más o menos!!! No hay manera de levantar cabeza pero vamos, en cuanto tenga luz verde, me pongo al día rápido!! O eso, o me explota la cabeza!!

martes, 6 de agosto de 2019

CICLOTURISTEANDO POR ESCOCIA



Una semana parece que no sea mucho tiempo, pero cuando la experiencia es tan intensa, los días no tienen 24h, sin infinitos!!! 
Tras una semana dando pedales por Bélgica y las carreteritas de las preciosas clásicas de primavera, Andreu y yo nos marchamos a por Escocia.
Bicis, carritos, tiendas de campaña y muchas ganas de aventura. Recorremos parte del West Highland Way, nos adentramos en el Parque Nacional de Loch Lomond & The Trossachs, caminamos hacia la cima del Ben Lomon, nos perdimos por la Isla de Skye en los Highlands y hasta recorrimos Edimburgo y alrededores con nuestras bicis.

Muchas cosas en poco tiempo que han quedado recogidas en forma de fotos y videos, en este video:


  Y también, en la crónica que podrás leer y ver muchas más fotos las fotos haciendo click en:

lunes, 5 de agosto de 2019

VIDEO RESUMEN TEMPORADA 2018



Un año marcado por una neumonía que me dejó fuera de combate más de un mes y aún cuando llegó el frío, después del otoño, seguía acusando.
Pero no hay nada como sacar ganas y fuerzas para levantarse tras una caída así, empezar a entrenar con mucha ilusión y con un objetivo claro, recuperar el nivel cuanto antes, ayudar al equipo a conseguir buenos resultados y tratar de llegar siendo competitivo al Campeonato de Cataluña de Ruta.

Luego el siguiente objetivo el Campeonato de Cataluña de Crono + Volta Tarragona...





Muy buenos momentos con todos mis compañeros de equipo. Sin duda, la gracia de estos vídeo resúmenes que hago (en modo casero jaja), es mantener vivos los recuerdos de momentos vividos con la gente y en cada sitio que he estado.




Antes de todo eso, una escapada a Tenerife para dar pedales por una isla que me ha brindado muy buenos momentos. 




Y una vez superado el bache, más experiencias fascinantes, stages pirenaicos, cicloturismo por Pirineo Aragonés-Francés y por el Macizo Central, escapadas aquí y allá...







Vuelta a darle al BTT y al CX, algunos findes especiales como los compartidos con Riders Boutique BCN...








En definitiva, un año que empezaba flojo y mal, pero al que le supimos dar la vuelta consiguiendo cosas bonitas y para como iniciábamos temporada, no la terminamos nada mal. 

Y aquí a modo recuerdo, el video resumen con imágenes y tomas de lo que dio de sí el año. Seguro que por algún lado salís muchos de vosotros. Gracias por compartir experiencias y tiempo conmigo. Seguimos con ganas de pasarlo bien, con ganas de trabajar para mejorar  y sobretodo con ganas de disfrutar al máximo de cada día que nos regala la bici para hacer aquello que nos apasiona.





GRACIAS, NOS VEMOS EN EL CAMINO!!!!

sábado, 13 de julio de 2019

LA MAÑANA EMPEZÓ GENIAL, ACABÓ MAL PERO PUDO ACABAR EN TRAGEDIA!!!

Después de la semana de cicloturismo por Suiza y Francia, algo de pedaleo entre semana y el sábado por la mañana, me uno a la grupeta del OnVelo para hacer una ruta atractiva tocando costa y montaña.

Salimos bien temprano, yo aún más que hemos quedado a las 7am en Mataró y yo he de salir a las 6:30 desde Tiana.

Somos unos cuantos que arrancamos por la NII con un cielo limpio y un Sol mañanero que augura una jornada espléndida.




Rodamos hasta Malgrat y de allí a Tordera. Llegados a Hostalric empezamos a subir por el falso llano que lleva a Arbúcies y ya el ritmo empieza a ponerse interesante. Yo llevo unas molestias y voy haciendo pero como voy incómodo, no puedo forzar mucho.

Cargamos agua en el puerto y encaramos el Coll de Ravell,  puerto largo, tendido y que permite ir a buen ritmo. Yo al mío dentro de la que la incomodidad me permite, todos se van para adelante y ya sé que alguno caerá antes de llegar a medio puerto así que, ni me pongo nervioso.




Arriba reagrupamos y nos refrigeramos un poco. Luego seguimos hasta Sant Hilari con una bajadita divertida y paramos en el pueblo para hacer la cocacola de germanor.

Hasta aquí todo estupendo pero...arrancamos de nuevo, empezamos el descenso hacia Arbúcies y paso delante, me conozco la carretera y siempre lo paso bien bajando. Vienen curvas, un coche delate que rebasamos sin problemas. Delante un trailer y en un tramo de recta que veo que no suben coches y hay margen suficiente para adelantar, arranco agarrado abajo en el manillar, empiezo a esprintar y cuando voy a la altura de medio camión...baja la biela izquierda con toda la fuerza que podía hacer, se sale el pie del pedal, golpea el suelo y salgo por los aires!!!

Aún no íbamos muy rápido peor a 60km/h ya te puedes hacer pupa. W cortados en seco y Velocidad en picado a 0.




Es alucinante por que no hay tiempo para nada, ni si quiera he tocado el freno pero si en esa fracción de segundo, me da para pensar que, como sea, me he de ir a la izquierda sino quiero acabar debajo del camión. Menos mal también que saltó el pie izquierdo que si llega a ser el derecho...

El caso es que vuelo, no toco ni camión ni guarda rail, de hecho ni la bici toca el suelo pero yo golpeo fuerte con el caso en el asfalto y me arrastro unos metros dejándome unos buenos gramos de carne en él jaja.

Pierna, hombro, culo, todo con abrasiones pero bueno, nada compicado. Lo que si no tiene buena pinta es la mano.  Y lo que es la adrenalina, casi ni me he levantado del suelo que ya estoy mirando que no hay causado la caída de ningún compañero, me dirijo al chico del cocge que habíamos pasado unas curvas antes y que pobre está blanco, le pido disculpas y le explico que se me ha salido el pie del pedal, que no era normal jajaja. Yo con la mano y medio cuerpo jodido y preocupándome de no haber molestado a ningún coche, que era obvio que no ya que iban por detrás. Reviso la bici, intacta, sólo una mini rascada en la maneta. Hubiese preferido haber acabado yo perfecto y haber reventado la bici, pero no fue así jaja

Mi hermano asustado y el resto de companys de la grupeta, aún con el susto en el cuerpo, atendiéndome y llamando a la ambulancia. Ésta vino super rápido y enseguida me atendieron y quedamos a donde ir. 

Pido disculpas a mis companys que han tenido que esperar allí y por el rato que hemos pasado. GRACIAS POR TODO a TODOS!!!! Y también a la doctora y enfermera del CAP Arbúcies que fueron muy simpáticas y se portaron genial conmigo.

Ma llevan a Arbúcias, al CAP y de allí con Gloria al Hospital de Can Ruto por que pasan informe para que me mire la mano el cirujano plástico. En las fotos no lo parece pero cuando limpiaron bien las heridas, tenía unos buenos agujeros y como se inflamó mucho la mano y no podía ya luego moverlos dedos...mejor descartar cualquier cosa.












Les tendré que poner alguna marca a los nuevos guantes que me he comprado jaja


Ahora seguimos con las curas y de baja pero no hemos tenido que pasar por quirófano así que perfecto. Paciencia, potarse bien y estar quitecico (dios con lo que me cuesta eso). El dolor de la costilla fisurada que ya me es familiar como el año pasado y lo demás pues bueno, ya volverá a su sitio.

lunes, 8 de julio de 2019

CICLOTURISMO POR SUIZA Y FRANCIA

Y después de la crónica, aquí un mini video que contiene algunas toma con extractos de momentos y tramos que hicimos en la semana de cicloturismo por Suiza y Francia.


Si quieres ver las fotos y leer la crónica, haz click en: CRÓNICA

CICLOTURISMO FRANCO-SUIZO: PARQUE NATURAL REGIONAL DEL ALTO-JURA

El mes de Julio lo íbamos a iniciar dando pedales por una zona nueva, con ganas de perdernos por carreteras, caminos y disfrutando por los parajes naturales como los que nos ofrecen Suiza y Francia en el Parque Natural Regional del Alto-Jura.

Igual que el pasado año por estas fechas, nos juntamos Jordi y yo para compartir una semana repleta de imágenes para el recuerdo. Él marcharía en coche el jueves 27/06, mientras que yo tomaría un avión el domingo 30/06. 

A las 4am me despertaba para ir al aeropuerto. Tomo el primer vuelo para poder llegar allí pronto, que Jordi me recoja en el aeropuerto, montar bicis y porta equipajes y arranquemos con las bicis la primera de las siete etapas que teníamos programadas.

Llegamos a Gex, desde donde partiríamos y donde también dejamos el coche a buen recaudo ya que haremos 2 etapas seguidas en línea y no regresaremos hasta el martes.

Allí nos encontramos con Aleix, un amigo de Jordi que está viviendo ahora por aquí y que, aprovechando la ocasión, nos acompañará un rato en este primer día.



Nos ponemos en marcha, hoy haremos Gex- Ste.Claude pasando por algunos puertos interesantes, caminos y carreteras muy chulas.
Cargamos bidones, nos refrescamos las cabezas ya que empieza a apretar el calor. Abandonamos las calles de Gex por un camino...esto empieza muy bien!!!




Tomamos el Camino de l'Etraz y el de Troncaz para ir en busca de la carretera que nos llevará a coronar nuestro primer puerto del día.



Hoy estreno llantas de la mano de SPEEDSIX, llantas robustas y ligeras que mejoran muy mucho mi CX y que además le dan un toque estético brutal. Parece que estén hechas expresamente para ella. Las voy a probar bien por todo tipo de terrenos y aunque aquí hemos venido con un montaje de cubiertas de carretera de 28" (tocaremos mucho más asfalto), me muero de ganas de montarles las cubiertas de montaña con el Tannus y darles la caña que se merecen. Mil gracias SpeedSix por el detallazo! Las 4Disc y yo nos vamos a ir a muchos sitios juntos.


Un poco de técnica que hay que trabajarlo todo sobre la bici.


Seguimos avanzando entre los verdes campos y la tranquildad de pedalear sin coches.


Continuamos sobre un poco de asfalto pero igual de solos.

Y empezamos la aproximación e inmediatamente el ascenso, a La Barillette.



12km sin apenas descansos, bastante recargolados y curisos ya que hay tramos de un único sentido con lo que, para el descenso, da cierta seguridad saber que tienes toda la carretera para ti. 




Este es uno de los puntos más altos de las montañas Jura suizas. Sus 1528m  nos ponen ya en órbita y nos dan el primer calentón del día. 



Cada uno a su ritmo, empezamos los 3 juntos pero Jordi y yo que vamos cargados con las mochilas, nos quedamos un pelo retrasados respecto a Aleix, que pone su marcheta y va delante en solitario. 

Tras no haber dormido mucho por el madrugón de las 4am, el vuelo y la llegada, voy aún un poco zombie jaja, pero son 12km así que, intentaremos no perderle de vista.

Jeje y cuando el cuerpo empezó a funcionar, cojo ritmo y poco a poco me voy acercando a Aleix hasta que le doy caza. Ya que llego, le paso y empieza el juego jeje. Obviamente se engancha, al poco me vuelve a pasar y se va unos metros, le vuelvo a coger rueda jajaja. Como molan estas batallitas sanas para luego echarnos unas risas. 
Encaramos el tramo final y viendo que el último km tiene una mitad previa dura pero luego afloja, pues tenso lo que puedo para que no vuelva a pasar y así llegamos arriba. Nos bajamos de las bicis, un abrazo y unas buenas risas. Nos acabamos de conocer pero rápido ves con el tipo de personas que te puedes encontrar cuando una bici los lleva por el mismo camino. Un tipo muy majo!!


Llega Jordi, nos hacemos unas fotos arriba y luego, perdemos un poco de altura y nos vamos a La Dôle, la segunda montaña más alta del Jura suizo. 











Pero no hacemos cumbre, pues no se pude subir por carretera, nos quedamos cerca tomando una cocacola en buena compañía jaja.





Madre mía los cencerros que hay aquí, si las vacas estas llevan estos cencerros, que llevarán las vascas jajaja




Iniciamos el descenso y pasando por la población de Gingins, sin alejarnos mucho de esta colina, nos vamos en busca de otros puertos.



Iniciamos la subida al Col de Givrine de 1232m, lo que vendría siendo más o menos un Collformic en altura, pero más light en %. 



El Calor ya aprieta y en mitad de la subida es imposible no pararse a meter la cabeza en la pica de esta fuente.



De nuevo Aleix y yo nos marchamos para adelante y llegamos al pueblo de St. Cergue donde nos paramos a hacer un reagrupamiento. Ahora ya queda poco y enseguida coronaremos.




Estas preciosa con tus zapatos nuevos!!!





Después de rodar un poco favorable, pasamos la aduana de La Cure y tras meternos por una carreterucha que ya pintaba que acabaría cerrada, nos despedimos de Aleix. Empezamos en Francia, pasamos a Suiza y acabaremos en Francia la etapa.






Nosotros seguiremos por el camino que viene en adelante y él, dará media vuelta y regresará a Gex. Un placer!! suerte en el camino y nos vemos en la próxima!!!!



Jordi y yo nos metemos de lleno en un bosque chulísimo con algunas rampas que pican lo suyo.  






Y no será el único tramo de pista. Tras un poco de asfalto, llegamos a Les Raisses y allí nos metemos de nuevo en el monte. 







Vamos ya faltos de agua, el calor aprieta de lo lindo y el camino empieza a ponerse interesante. Pero entonces, aparece una casa con caballos, parece un poco abandonada, damos un par de voces y et voilà...nos atiende una pareja simpatiquísima que además de darnos el consejo de cambiar de camino, pues el que tenemos intención de seguir está muy mal trecho, nos ofrecen agua fresca y eso nos da alas.





De todos modos, tirando por la nueva pista, avanzamos más rápidos, una larga recta bien pisada y una pequeña subida que nos sacan ya al asfalto en el pueblo de Cinquétral.



Ahora si lo tenemos todo hecho, un descenso placentero con algunos tramos de curvas divertidos y llegamos a Saint-Claude, final de esta primera etapa.







Buscamos el hotel donde nos hospedaremos hoy y después de dar una vuelta con las bicis para localizar algún sitio para cenar, descargamos equipamiento, dejamos las bicis bien guardadas, nos duchamos, lavamos la ropa y otra maravilla de los días así, el paseo más una rica cena.



Es curioso que haya venido a parar a un pueblo tan lejos y que tenga una particularidad tan marcada que me recuerde tanto a mi padre. Esta ciudad es famosa por su artesanía , y en concreto por la fabricación de pipas de brezo. La de años que mi padre fumó en pipa (por suerte y salud, ya no) y la de gente que le conoce como "El Pipa" jaja.



Bueno para no haber mucha oferta gastronómica, parece que esté todo cerrado, encontramos una pizzería y allí que nos metemos y la verdad, que nos quedamos muy agusto.

A la mañana siguiente, nos levantamos pronto, bajamos a desayunar, cargamos el equipaje y empezamos a pedalear. Hoy regresaremos a Gex para coger el coche y desplazarnos a otra zona. Dormiremos en Delemont 2 noches y haremos un par de rutas más pero esta vez sin mochila encima.



Perfilamos el río de La Bienne y hasta el km50, iremos superando tachuelas antes de llegar al primer puerto marcado del día.


Los paisajes son preciosos, el tiempo nos está brindado días espléndidos y los bosques por los que discurren las carreteras y caminos, son para disfrutarlos por que de verdad que es una delicia pedalear por aquí escuchando pajaritos y rodeado de estos árboles.










Pasamos una de estas primeras tachuelas y rellenamos bidones. Estamos a 990m en Giron Derrière.


Bajamos por otra carretera en la que no nos encontramos ni un solo coche. Bueno la verdad es que desde que hemos salido, hemos ido muy solos.




Vamos a por otra tachuela. Esto es continuo sube baja y no hay momento para aburrimientos. Algún tramo de conexión más llevadero entre bosques...

...pero rápido ves una colina y la carretera va derecha a ella así que, no hay escapatorias jaja. O sube corto y duro, o algo más largo y más llevadero pero, como sea, cada día unos metrillos buenos de desnivel positivo iremos ganando jaja.



Dejamos el Mont de Varlon a nuestra derecha y nos adentramos en el bosque de Viry. WOW!!!!






Y llegamos a Belleydoux desde donde pondremos rumbo con alguna tachuela más de por medio a Champfromier, donde arrancará Les Avalanches, un puerto exigente y que estaba bien marcado en el libro de ruta.




Estas fuentes son como oasis en agunos momentos. Cargamos bidones, mojamos cabezas, gorras y a veces, en las paradas ya pasado medio día, calcetines fuera y a refrescarse las piernas.

Y empiezan las rampas duras. Para llegar al inicio del puerto, arrancamos por una calle del pueblo de Champfromier y en pocos cientos de metros al 15%-20%, encaramos la carretera.



Ahí vamoooosss!! Esperemos que no debamos su nombre a que nos caiga un pedrolo encima jaja

 Ahora ya rara vez bajamos del 10%. Este es el puerto de Les Avalanches:


Inicio arbolado y luego una parte más aérea donde un muro de piedra nos acompaña y nos advierte de que, a juzgar de todos los chuscos que hay en la carretera, vayamos con ojo.











Yo la verdad que subo bastante "cómodo", no es que vaya silbando ni mucho menos, pero a mi ritmo voy haciendo y me adelanto. al llegar arriba, unas fotos de rigor y a Jordi rematando estos últimos metros.



Aún no se ha acabado del todo, si la parte dura, pero ahora hacemos ese último km suave y el último ya en ligero descenso empalmando ya con una pista genial.


Luego salimos a una carretera y seguimos bajando. Hay tramos en los que es inevitable parar, sentarse, mirar a tu alrededor y decir..."que pasada poder estar hoy aquí, GRACIAS"...

 Y a ellas también, por llevarnos por semejantes itinerarios y sin quejarse de nada.



La verdad que lo estamos pasando genial, ambos disfrutando mucho y contentos de haber coincidido una vez más para hacer una ruta así. 
La carretera sigue pero nos desviamos por un camino con muy buena pinta.



Hay tramos que están mejor que algunas carreteras que conozco jaja.





Seguimos el camino hasta La Semine donde recuperamos el asfalto y el rodar un poco con facilidad. Los campos sesgados y peinados adornan un paisaje que ya de por si es muy bonito.

 Y por medio, carreteritas como esta...


Esto es MADE IN JURA


Después de crestear un poco, seguimos la Ruta de Manon hasta Lajoux. Un descenso y algo de terreno favorable antes de tomar la Ruta de Couture y encarar el otro puerto marcado del día.
Jordi tiene señalados algunos puertos que quiere subir para tachar de su lista particular de bigs, pero la verdad es que de por medio, la cantidad de tachuelas que vamos acumulando, no tienen desperdicio.

Bicho bola en acción jajaja








Empezamos la ascensión al Col de Faucille que nos llevará a los 1323m






Puerto largo pero tendido que se hace muy cómodo y que tiene puntos en los que hay ganas de hacer correr la bici. Pero el viento también entra de cara, sobretodo en la parte final y molesta lo suyo. Ya nos conocemos de sobras así que en las subidas, cada uno coge el ritmo que mejor le vaya y arriba nos reagrupamos. 


Además, estos viajecillos son para compartir pero también gusta tener esos ratos para uno mismo. Ambos pedaleando en la misma dirección, subiendo el mismo puerto pero separados y cada uno pensando en sus cosas por un rato. Además los días tienen muchas horas y ya estamos todo el día juntos hablando, así que nos entendemos de lujo.

 Ya desde aquí arriba, tooodo bajada hasta Gex, ciudad donde dejamos el coche.

Estamos ardiendo y que os decía antes...jaja. En la misma fuente donde llenamos bidones la primera vez...

Y sin perder mucho tiempo, a desmontar el chiringuito de las bicis y a encajarlo de nuevo en el coche, que tenemos un trecho hasta Delemont. No es que sean muchos km, unos 200, pero aquí las autopistas o vías rápidas no son tan comunes y pasas mucho por dentro de los pueblos y por carreteras de montaña que dan rodeos majos en los que no puedes correr.




Y el chiringuito sigue en el apartamento que tenemos en Delemont. Ahora toca hacer lavadora, la cena, revosar bicis etc. Como me decía jordi, las etapas no cuentan sólo las horas de bici, en estas escapadas, las etapas cuentan desde que suena el despertador a las 7, hasta que te acuestas.




Durante la noche cae agua y refresca el ambiente, parece que aquí no pasaremos tanto calor como en las jornadas anteriores. Pero tampoco hay ganas de mojarse así que, mientras llueve por las noches, ya va bien.

Buenos días!! Venga que nos vamos...



Salimos por la mañana rodando por el llano dirección Vicques. Seguimos la ruta principal pero esto no dura mucho. Enseguida nos desviamos y también dejamos atrás el asfalto por un rato. 

Hoy una etapa con unos cuantos alicientes montañosos que le dan un perfil puntiagudo como este.

Empezamos muy bien la mañana pedaleando por medio de estos campos...






Ellas también han de desayunar que hoy la etapa tiene algunos puertos duros. Así que unos cereales irán de lujo jaja.






Cambiamos de vertiente y los campos intensifican sus colores. Dejo marchar a Jordi y lo cazo con la cámara desde la lejanía. Muy chulo el arranque de etapa de hoy antes de afrontar el primer puerto del día.




Tras pasar por Merveler, empezamos a meternos de lleno en el bosque e iniciamos el ascenso al Scheltenpass. Un paso de alta montaña entre los cantones del Jura y Solothum. Conecta Mervelier y Ramiswil. Nosotros nos hemos desviado un poco en el inicio de la ruta pero desde Delemont, se cuenta como puerto con una distancia de 19km.  Desde Mervelier, contamos los 8 últimos, concentrándose la parta más exigente en los últimos 3.

Una primera parte arbolada y próxima a un riachuelo que le da mucha frescura al ambiente.



Así me quedaba el selfie y así me pillaban desde atrás haciéndomelo jaja




Luego salimos de la zona boscosa, se abre la panorámica y se endereza más la carretera.



Jordiiiii alez alez!!!


Tras este último tramo más rectilíneo y exigente, curva de herradura de derechas y poco después coronamos el primero del día con sus 1051m


Estos si que se lo montan bien. Menudo trasto para viajar e ir de vacaciones por estas carreteruchas por las que apenas cabe un coche en muchos tramos.



La bajada corta, bueno no tanto pero después de una parte donde se ha de pedalear, cortamos la bajada para subir de nuevo e irnos en busca del segundo puerto de la jornada.




La primera vez que veo una señal así en un puerto de montaña. Imagino que alguno que otro vendrá a probar lo rápido que se puede bajar con patines por aquí...digo yo..




Al acecho jajaja, en cuanto la otra bici por al lado, ésta se levanta y arranca a por ella jaja


Lo dicho, después de esta parte en la que se ha de dar pedales, giro brusco de izquierdas, cambio de carretera y empezamos a subir el Passwang Pass


Carretera ancha, buen piso, algunas curvas de herradura y el paso por un túnel que le da un extra a la subida.  Pero este perfil sólo contempla hasta ese túnel.



El menú estaba bien, pero lo mejor, es el postre. Al cruzar el Túnel puedes descender o girar a la derecha y seguir subiendo. Pero ahora por una carretera muy estrecha, secundaria y que acaba siendo más un camino rural asfaltado que una carretera al uso. Vamos de bueno a excelente jaja





Pasada esta casita, giro leve a la izquierda y los últimos 300-400m entre árboles perfectamente alineados y los más duros de toda la subida. Aquí Jordi retorciéndose para liquidar esta parte.



Y coronamos la segunda subida del día.


Parecemos de telecomunicaciones jaja, estamos visitando todas las antenas o que?? jaja
La bajada por el mismo lado pero en un punto, dejamos el asfalto y pillamos una pista con algún tramo que hay que hacer calmado.


Pero era un tramo y camino a Mümliswil encontraríamos tramos buenísimos al más puro estilo toscana italiana.



En el pueblo cogemos agua y sin perder mucho tiempo, salimos de la carretera principal y ya estamos de nuevo trepando por una carreterucha  al más puro estilo País Vasco.



Subiremos ademas el puerto de Brunnersberg, el tercero del día. Una subida algo más sotenida pero con un inicio potente y luego un cresteo con un poco de investigación ya que el track, nos metía por un sitio algo complicado.









Tomamos esa carreterita que se ve al fondo de la imagen, un par de repechos y llegamos al incio del camino dudoso pero también a una granja que nos da una alegría en forma de bebida refrescante y una lección de cultura/educación a la que, por desgracia, no estamos nada acostumbrados en nuestro país.



Un selfservice en toda regla pero sin nadie que te atienda. Una nevera, una lista de precios y un tupper con el dinero que han dejado otros. Tal cual, llegas te sientes, aquí no aparece nadie, estas en mitad de la montaña pero te encuentras, cuando más te apetece, una nevera llena de bebidas y confían en que dejarás el dinero que vale lo que te tomes. Da gusto ver estas cosas.


Dejamos las bicis controlando el ganado y nosotros nos tomamos un par de cocacolas que nos sientan de lujo mientras estudiamos el mapa para ver si hay un plan B al recorrido que tenemos marcado.

Esto es Suiza, que bueno que las personas aquí piensen que deberíamos ser así de confiables y respetuosas.


Jordiii, me da que por aquí se nos va a complicar eeee jaja. Después del refrigerio arrancamos y tras otear el terreno, nos damos cuenta de que esto puede ser una buena embolada. Con ruedas de tacos hubiera sido otra cosa pero, a pesar de que ya hemo hecho bastante, igual mejor salir de aquí jaja




Al final reculamos y conseguimos salir airosos al cambio de recorrido. Bajamos ahora a Balshtal y rodamos cómodamente hasta Welschenorh. Allí haremos la parada larga del día para comer algo ya que aún no le hemos metido nada de gasolina al cuerpo. Y lo hacemos justo antes de una de las tachuelas que más marcados nos dejará por sus empinadas rampas.

Paramos en un super, compramos algo de fruta y con eso nos apañaremos. Mira que salimos baratos mama jajaja

Ojo que vienen curvas!!! Afrontamos el paso Balmberg. Una cota corta, de tan solo 3km pero del primero al último sin un suspiro. Metro a metro la carretera se levanta con pendientes que llegan al 25% y que se sostienen sobre el 20%.




Cada pedalada es un esfuerzo tremendo pero ahí vamos, disfrutando/sufriendo este paso.

Si en los anteriores cada un coge su ritmo, en este cada uno pedalea ya como puede jaja. Yo tiro para adelante y voy animando a Jordi tras cada curva, que por cierto, no lo parece en las fotos pero o te abres, o no subes jaja.



Esto es un no parar y ahora, volvemos a perder altura, volvemos sobre los 500m para atacar la última ascensión del día. Pasamos por Lagendorf y a la salida de su pueblo vecino Oberdorf, la carretera empieza a ponerse interesante.



Otra vez viendo % durísimos y en este caso, en tramos largos rectos que se te hacen super exigentes psicológicamente.

Es turno del paso Weissennstein que subiremos por su vertiente sur.


Unos últimos 6km a los que uno se acostumbra ya por aquí pero que madre mía jaja. Menos mal que nos vamos entreteniendo por el camino y cuando no son esculturas, son los teleféricos y cuando no un cartelito, un pájaro, una foto interesante...cualquier cosa es buena para distraerse y no ver la pantalla del GPS para desmoralizarse jajaja





Y tras 9 entretenidos km, llegamos a los 1279m




Espero a Jordi y después de abrigarnos, bajamos hacia Crémines. Por este lado la verdad que también se las trae. La bici se embala que da gusto y yo que precisamante estoy teniendo algo de problemas con los frenos, he de ir con mucha cautela.


Ya a partir de ahí, algunos repechos pero terreno rodador hasta casa en el que aún nos da tiempo a darnos un calentón con un juvenil de la zona que va con ganas de guerra jaja.
Al llegar a Moutier, hacemos un tramo que hicimos ayer en coche para llegar aquí. Paralelos al Río Birse hasta Courrendine donde ya nos desviamos para llegar a Delemont.




Llegamos al apartamento, nos organizamos con todo lo que queda por hacer y luego, a cenar. La verdad que parece mucho pero para estar todo el día con la bici, sólo hacemos dos comidas contundentes al día, al salir por la mañana y al llegar ya casi en la noche. Durante el día, alguna barrita, yo casi ni eso y luego fruta o algún bocata improvisado.


Hoy agradecemos el chaparrón de ayer y para dormir no hace falta ni poner el ventilador. Conseguimos descansar y a la mañana siguiente, nos levantamos con ganas de ver que más nos ofrecen los alrededores de Delemont.

Ayer 3300m+, hoy otros 3000m que a lo tonto a lo tonto van cayendo y las piernas se los van comiendo. 5 subidas marcadas nos esperan y empezamos a balón parado ya subiendo.



Dejamos atrás Delemont y por un camino. Enlazamos con la carretera que nos llevará a subir la primera de las tachuelas de hoy.

 Pero retomamos el asfalto camino al Haute-Borne al coronar, de nuevo a pistear!!!



Zona rural, de granjas y de mucha tranquilidad. Es una pasada lo bien conservados que tiene aquí los caminos que enlazan carreteras o los que van de una granja a otra.


Los repechos se suceden y en los tramos favorables, tratamos de acelerar un poco para compensar la media. Pero tampoco nos estresamos, estamos de vacances y tenemos toooodo el día para completar las etapas.




Entre trigo y amapolas vamos avanzando antes de hacer una larga bajada que nos llevará al pintoresco pueblo de Saint Ursanne.


 Coronamos y empezamos el placentero descenso que nos regala curvones como estos.

Llegamos a Saint Ursanne, cruzamos el Río Le Doubs y tras pasar por el pueblo, muy bonito por cierto, empezamos la Route de la Croix que nos llevará a coronar el puerto que lleva su nombre.



Hoy no podremos apretar, que vamos de paseo jaja, pero seguro que muchos otros vendrán aquí a echar el corazón por la boca...Challenge du Col de la Croix by Strava.

Lo que si hacemos nosotros, como ya es costumbre, es subir cada uno a su ritmo. Jordi es mucho más tranquilo que yo, no entra al trapo y yo en cambio no dejo de jugar todo el rato jaja, me marcho para adelante y me imagino que él va en mi persecución así que voy apretando cuando en realidad, el ni se preocupa de mi jajaja. 

Pero luego siempre nos echamos unas risas con esto. Además el va como agobiado con la bici, me dice que la lleva frenada y que algo le sucede a la rueda. Pero en realidad lo que sucede es la falta de costumbre a ir lastrado. La bolsa que lleva en la tija, hay que colocarla bien, intentar que se mueva lo menos posible para que no penalice aún más cuanto te pones de pie. Sino ésta va de lado a lado y parece que alguien te esta sujetando desde atrás y no te deja avanzar. Al final, se convence y a partir de este punto, de coco, mucho más tranquilo.


 Menuda cruz esa mochila eeee jajaja


 Otro a la saca company!!!




Arriba le doy un poco de conversación a este chivillo y luego ya descenso a Seleute donde paramos 1' a recargar agua.



Seguimos bajando y para llegar a la carretera principal, la 249, hacemos un tramo de pista por mitad del bosque hasta que salimos a la carretera y nos encontramos por segunda vez con el Río Le Doubs.



No puedo estar más contento con la bici y con mis SpeedSix 4Disc. Meta por donde las meta responden, siguen perfectamente centradas y ruedan que te puedes aburrir de esperar, si esperas que paren solas.


La parte de carretera llana no nos dura ni dos km jaja, enseguida cruzamos hacia el otro lado el río y a trepar.  Carretera estrecha, buena pendiente, zona arbolada, curvas de herradura, tramo de sterrato y sprint final jajaja, que más se puede pedir!! Estamos subiendo el Montée Epiquerez. 


 
Tramo entretenido pistero...






Bajada rapidísima y vuelta a subir. Ahora el Montfaucon. Tal cual vas bajando la montaña, ves al frente un paredón que intentas subir con inercia pero no es un repechito. Rotura de ritmo y a volver a subir un rato.


Nos reagrupamos y hacemos un tramo de llaneo hasta que empezamos a perder altura al pasar Saignelégier. Bajamos rápido y en una de las curvas, el GPS nos marca giro a  derechas por una pista. Ahora viene una de las zonas TOP de esta ruta. Una pista que se acaba convirtiendo en un sendero que linda con la frontera francesa, no la llegamos a rebasar y justo cuando el Río Doubs se encuentra apresado, nos alejamos de él subiendo el que será el último puerto largo del día.
Esta es una zona preciosa, muy verde, fresca y de una bellaza tremenda. Parece mentira a donde hemos ido a parar y que este sendero acabe en un carreterucha tan chula.









Algún repecho duro y pedregoso que cuesta de superar pero que se puede hacer. Todo el tramo es perfectamente ciclable. Aunque no sé cuantas bicis de estas habrán pasado por aquí jaja.


Ahora mismo estamos en suelo francés, 2 pedaladas más adelante, Suiza. Estamos sobre la misma presa, en el puente que une estos 2 países. Según la foto del mapa, la línea gris es la frontera, y se ve como hacemos esa breve ida/vuelta pisando ambos países jaja



 A un lado, la presa y este tipo pescando.




Al otro lado el río ya descendiendo entre las rocas y escoltado por los árboles y sus verdes follajes.



Pero seguimos en Suiza y como no, seguimos subiendo jaja. Vamos al pueblo de Le Noirmont y toca remontar y ganar la altura que perdimos hace un rato, de hecho en ningún momento hemos pasado de los 1000m hoy, pero es con el postre con que lo haremos situándonos sobre los 1100m.

En el inicio idas y venidas sin perder el agua de vista. 



Lo que tengo entre ceja y ceja, son dos tipos que van unos metros delante con dos btt eléctricas y les quiero dar caza jaja. Me siento bien y voy subiendo a buen ritmo, La subida lo permite y en cuanto puedo me levanto y aprieto. Los tengo a tiro y justo cuando ya les he cazo y les voy a pasar, se paran a ver algo del movil. Que rabia!! jajaja
Bueno esta tontería me ha servido para distraerme y comerme los 13km de la subida sin darme cuenta.


Arriba buscamos un super y el mismo modus operandi de otros días, buscar un escalón o banco para reposar, descalzarnos, quitarnos los cascos y rellenar los tanques un poco.
Una baguette, un poco de pechuga de pavo y queso, una cocacola y a correr.

El rain alarm nos anuncia compañía y de la buena. Una bola roja se ve como va acercándose a donde estamos nosotros. Vamos rodando y descartamos un tramo de camino que no parece fiable. Viendo la que se nos viene encima, cuando estamos a la altura de La Ferrière, en el repecho, tenso lo que puedo, Jordi pegadito y los dos con el culo bien apretado rezando por que si a de descargar, que nos pille en algún sitio donde nos podamos resguardar.

Y menos mal de esa vendedora ambulante que tiene su carpita montada a pie de carretera que sino, en cuestión de segundos, acabamos empapados. Muchas gracias señora!!


Nos quedamos allí como una hora, estamos a tan solo 6km del final de la etapa y no es cuestión de llegar calados teniendo margen de tiempo. Hoy dormimos en La Chaux-de-Fonds, pero no lo hacemos en la misma ciudad, sino que nos subimos cerca del Monte Pouillerel donde hay una encantadora granja que nos dará cobijo y cena!!



Pero para llegar, tras la lluvia, nos queda superar una subida que acumula unos 200m+ jaja. Jordi viene ya canino y con un buen globo jaja. Menos mal que ya estamos que sino, nos tenemos que echar al lado de las vacas a descansar jaja




Pero ya llegamos y con una ducha, ropa limpia y esperando la pizza que nos hemos ganado hoy, todo se ve de otro color eee company!!!



Hacemos tiempo y damos un paseo por allí para ver donde estamos. Nos acercamos a saludar a las vacas y luego ya nos recogemos en la habitación. 
Yo antes de ducharme, limpio la bici y la dejo lista para el día siguiente, se lo merece. Cada día me gusta más y cada km que hago con ella, hace que me sienta más contenta de haberla elegido,  hace algún año que otro ya. Compañera fiel de rutas y fatigas, además de la mejor psicóloga que conozco.

Con la cena nos quedamos más a gusto que Dios y ya empezamos a preparar la etapa de mañana en la que tenemos que regresar  a Delemont. Cargaremos todo en el coche, que esperemos que esté aparcado donde lo dejamos, y desplazarnos hasta la localidad de Les Fourgs, cerca de Pontarlier.

La mañana se levanta fresca y nosotros, ya con todo recogido, nos despedimos y emprendemos la marcha. Deshacemos la subida de ayer, llegamos al pueblo y lo cruzamos para salir de él subiendo el Col de la Vue des Alpes  llegando a 1283m.


Inicio de la subida y nos encontramos a medias aguas...

Esta es una subida llevadera, carretera anchísima y como viene de primeras, lo pasamos casi sin darnos cuenta.



Al coronar, damos una vuelta para ver las vistas desde el mirador y enseguida nos ponemos en marcha dejando la carretera principal, la 1320 y nos vamos por el Camino de Repère. Parte asfaltada, parte pistera y siempre favorable con una fuerte bajada al llegar a las inmediaciones del Chézard-Saint Martin



Al fondo se intuye el pueblo de Savagnier. En un principio no teníamos que pasar por allí pero la casualidad hizo que se pusiera en nuestro camino.

En primera instancia la idea era subir el Col du Chasseral pasando por Villiers pero la carretera estaba cortada por trabajos y no pudimos pasar. Bueno de hecho pasamos, nos hicimos los locos pensando que en bici no nos dirían nada y fue curioso por que yo iba con el casco en la mochila y justo íbamos comentando si aquí la policía no te decía nada cuando justo nos para una patrulla jaja. Se bajan un chico y una chica y nos preguntan que a donde vamos. Muy amables nos informan de que no podemos pasar y nos dan una alternativa alargando un poco la ruta. Alargar no sería un problema, la tachuela al 13% sostenido que nos calzaron ya dio más faena jaja.
Total que reculamos, pasamos esta larga recta con los árboles en formación y llegamos al inicio de la tachuela.


Jaja a Jordi no le hace ninguna gracia pero es la opción que tenemos y bueno, a mi la verdad que me gusta. Lo único malo es que practicamente los 3km son en línea recta y eso macha bastante. Lo único entretenido son las ardillas que van cruzando la carretera y te saludan desde las ramas de los árboles.
Y algún coche que viene de bajada y madre mía a que velocidades. Como nos hemos salido del track, voy buscando alternativas para evitar las carreteras principales.

No me cuesta mucho por que la verdad es que hay bastantes opciones de subidas a El Chasseral, más bien atajos que van cortando la carretera que va por esta nueva vertiente que estamos atacando.






Incluso acabamos haciendo un trozo corto de pista para salir a un asfalto perfecto, recién puesto al más puro estilo Tour de Francia, que asfalta medio país para el paso de la ronda gala, pues aquí para nosotros jajaja.



Al fondo vas viendo ya de lejos el final de la subida, esa antena enorme situada a 1607m que te marca la última pedalada de este ascenso.
El chasseral es un paso de alta montaña que se encuentra en la frontera entre los cantones suizos de Neuchâtel y Berna. 


La subida se hace cómoda. Bueno, hay partes exigentes y sobretodo la zona previa de bosque, pero cuando sales del bosque y se abre la montaña, la pendiente aligera y la bici empieza a correr. 
Yo voy mirando hacia atrás, busco a Jordi en la carretera, que nunca se sabe cuando se te puede acercar y darte el hachazo jajaja. Aupaaa company que ya estamos!!!


Llegas a un cruce donde confluyen la carretera por la que venimos, y la que, inicialmente deberíamos haber hecho viniendo por Le Pâquier. El perfil por aquí es el siguiente.


Pero nosotros hemos subido por su cara sur y desde este punto, donde sitúan el final del puerto a sus 1502m, aún tienes casi 3km más para llegar a la antena. Los primeros los hice muy rápidos y al final, tienes algunos repechos que como llegues tostado jaja. Pero estas justo en la cresta y las vistas impresionantes a lado y lado de la montaña, no te dejan pensar tanto en la fatiga y si en lo privilegiado que eres en el justo momento de estar aquí disfrutándolas.



Listo!!! Puerto estrella del día a la saca!! Y otra antena más revisada jajajaj



De bajada, hacemos una breve parada para hacer la foto con el cartel del puerto que de subida, como que se te hace raro parar si aún sabes que queda subida por liquidar.


Ahora bajamos por donde íbamos a subir de inicio y sin hacer un km llano prácticamente, ya estamos subiendo de nuevo. Eso sí, antes buscamos un super para comer algo y refrescarnos, que menuda chicharra está cayendo hoy. En Saint Imier paramos y en un escalón cualquiera...

Con este calor se me antojaba una tajada de sandía y hoy, me doy el gustazo. Además, naranja, fresas, nectarina, pan y pechuga de pavo. Yo creo que con esto tenemos para unas cuantas horas más.

Una vez que tenemos los depósitos llenos, nos montamos encima de los caballos y a cabalgar de nuevo.  Nos vamos a por el Mont Soleil y sus 1291m




Otra tachuela corta pero que se hace larga, más a esta hora y más con el estomago lleno jaja. Las rutas así son lo que tienen, cada cosa a su tiempo y como va viniendo, la vas gestionando lo mejor que puedas.

Y así lo hacemos, cada uno a su ritmo y al paso de los km, la comida ya se ha repartido por el cuerpo jeje con lo que ya se pedalea más cómodo. Al llegar arriba, me encuentro con una familia y sus peques. Papis con bicis eléctricas con carros para llevar a los renacuajos y yo con ellos sudando la gota gorda al final de la subida.


Seguimos ruta por pistas que serpentean por un parque eólico. Pasamos bajo estos molinos enormes al más puro estilo Don Quijote y Sancho Panza pero modernizados jaja



Una bajada corta y seguimos por unas praderas enormes y preciosas. Caminos que por las señales que vemos, son para dar paseos con caballo y la verdad que como curiosidad, muchas de las barreras que pasamos, tienen la puertecita para personas por un lado, por si vas caminando o como nosotros en bici, pero el centro, es un murete de troncos con recepciones de arena blanda a banda y banda del mismo, para que los caballos salten con sus jinetes a cuestas.





Esta zona es fantástica y es una auténtica delicia pedalear por aquí. Que tranquilidad y que ganas de que dure muchos km 





Pero ya vamos dirección Delemont y nos queda hacer algún tramo más de bosque y salir al asfalto para superar una última tachuelo al paso por Soulce.




Este pueblo es como un Oasis, ya íbamos buscando agua y aquí, nos topamos con una fuente de esas idílicas que, cuando más la necesitas, se te aparece en un rincón cualquiera del pueblo.

Liquidamos el sector bici, llegamos a Delemont pero ahora nos queda empaquetar todo en el coche y andar unos cuantos km hasta Les Fourgs, donde tenemos un apartamento reservado, un tanto peculiar. Pero salvando las distancias, la localización es muy buena y las vistas relajadísimas.



Rutina de los últimos días, organizarlo todo de nuevo, trabajo de los auxiliares del equipo jaja, ducha, hacer cena, revisar bicis, comentar la etapa de hoy, hacer lo propio con la de mañana, consultar el rain alarm y descansar, sobretodo si se puede eso, para levantarme con las pilas cargadas a la mañana siguiente.

La verdad es que estamos con muchas ganas. Estas semanas desgastan pero cuando ves que se te acaban los días, es la mezcla un poco de fatiga, pero al mismo tiempo de no querer dejar que las días empiecen de un modo distinto jeje. 
Por otro lado, en mi caso, yo tengo una barrera física sobre el 4º día. Pasado este ecuador para mí, o me viene un bajón incluso acusado con fiebre como ya ha sucedido alguna vez, o me vengo arriba desde ese momento, cada día quiero y más y voy a más, como también me ha pasado muchas veces.
Si sucede lo primero, también tengo ya el coco entrenado, paso 1-2 días complicados, paso las etapas sufriendo pero guerreando a la fiebre y ya en el segundo día, como a media etapa, el cuerpo me pega un cambio y empiezo a caminar como el primer día. Es raro pero lo tengo más que comprobado. Pues en esta semana nada de fiebres, cada día un poco mejor y cuando he pensado que las piernas no iban, es por que los pistones de la pinza trasera de freno me la han liado, sobretodo el último día ee jordi jaja.


Arrancamos pues la penúltima etapa que será de 121km y 2760m+ haciendo un ruta circular en la que, además de los sube baja que esta proporcione, haremos escapadas de ida y vuelta al circulo, para completar las subidas a los puertos señalados del día.

Nos levantamos a las 7, arrocito con tortilla y con esto tenemos para toda la mañana.

Además salimos con terreno favorable, rodador y cómodo hacia Pontarlier. Antes pasamos por la localidad de La Cluse-et-Mijoux, que yace a los pies del Château de Joux, un castillo medieval francés, convertido en fortaleza y que custodiaba el paso de montaña "Cluse de Pontarlier". La fortaleza alberga un museo de armas, que exhibe más de "seiscientas armas raras" que datan del siglo XVIII a principios del XX. Además, tiene un pozo que , con 120m, es uno de los más profundos de Europa.



En las inmediaciones de Pontarlier, nos escapamos de la carretera que nos lleva a la ciudad y empezamos a subir el Col du Aiguillon. 9km de subida muy cómoda y lo que hablábamos antes, sin ir aquello a batir ningún crono, las sensaciones van a más y la comodidad con la que subo, me hace pensar que ahora, que me echen los días y los km que hagan falta.





Pontarlier va quedando cada vez más lejos y la montaña la da la espalda después de los primeros km. El paisaje cambia y viene una parte sensacional donde se corre y las vistas se abren a la derecha y se pierden en el horizonte.



Empezamos tranquilos pero vemos a un ciclista al frente y es Jordi el que se anima. Yo dejo que marque el ritmo pero ya con el radar en marcha y como la alarma del horno, en cuanto pite indicando que las piernas ya están calientes, pues a jugar un poco al ratón y al gato, o por lo menos le voy a tentar jaja.

Pero venimos de cicloturismo y aún subiendo bien, esto no es lo mismo que salir con la flaca a hacer series y tensar de verdad jaja.

Bueno, tras los 9km, coronamos, unas fotos y media vuelta.



Regresamos por donde hemos venido y ahora haremos un tramo interesante por el Camino Forestier.


Nunca llegamos a entrar a Pontarlier y ahora, tras un giro brusco, seguimos una especie de carril bici que acaba con el paso de una vía de tren, para iniciar un tramo de subida por el camino de Pontarlier a Fauconnières.

Tal cual, con las SpeedSix 4Disc es como ir sobre railes. Muy contento con su rendimiento, 6 días seguidos batalleros y además de que se mantienen intactas, ruedan finas como el primer día. 

A veces cuando te pones a dibujar rutas, hay tramos que es imposible saber como serán y éste que viene es uno de esos que puede acabar en embolada. Lo acabamos salvando y realmente no es nada largo, pero si hubiera llovido sólo un poco la noche de antes, esto sería un auténtico barrizal. 
Todo y con eso, es un camino muy bonito, a través de un bosque con mucho encanto y bueno, toca sacar a relucir las habilidades sobre la bici de vez en cuando, también mola.
Yo estoy en mi salsa a pesar de que llevo slics, pero lo tengo bastante por la mano. 


Contento no, lo siguiente!!!


Que bien te estás portando, como siempre, aunque los frenos me lo están poniendo algo difícil eee 

Jordi lo sufre algo más pero bueno, salimos airosos y todo suma para mejorar y para futuras rutas.


¿Es o no es una maravilla pedalear por aquí un viernes cualquiera?


Después ya bajada para salir a la carretera D437 que nos hará pasar por la localidad de Oye-et-Pallet

Y a las puertas del Lago Saint Point, conocido también por el Lago Malbuisson, el tercer lago natural de Francia por su superficie, tras el Bourget y el Lago de Annecy. 

Como siempre seguimos nuestra pauta de evitar las carreteras principales, y nos vamos por Montperreux. Subimos un poco y esto nos dará unas bonitas vistas del lago y de las casitas que hay al otro lado jaja


Pero no lo veremos por mucho tiempo y pronto le damos la espalda para irnos a buscar dos tachuelas de aupa, muy juntas entre ellas y como se ve en el perfil, sin un sólo descanso.
Primera de las dos...Le Mont d'Or

1463m y un último km de infarto con 14,5% de media con rampas sostenidas al 18%.


Otro pique sano jaja, y las risas que nos echamos arriba. Pero durante el último km no hay fuerzas ni para eso, sólo en concentrarse en cada pedalada por que es realmente exigente.
Al llegar arriba, las aficionadas se agolpan a lado y lado de la carretera. Sonidos metálicos de fondo, entusiasmo confuso pero ahí están, aguantando y esperando la llegada de los ciclistas jajajaja

No piden autógrafos, no se agolpan haciendo cola para hacerse una foto con los ciclistas, aquí ellos son quienes se hacen fotos con ellas jajaja.

Y la bici como en casa, una más del grupo jaja





Justo antes de la parte más dura, hay una casita muy mona en la que puedes parar a comer algo. Nosotros sólo paramos 5' a tomar una cocacola rápida y enseguida bajamos para irnos a por la siguiente cota, ya después de eso y por la hora, pararemos a comer algo. 

Rodamos hasta Métabief y allí quiebro a la derecha para ir a por Le Morond

Esta subida empieza con unas primeras rectas duras próximas a uno de los telesillas de la pista. Te metes en el bosque y luego, pasando bajo el camino marcado por los cabinas que suben, vas teniendo vistas a las pistas, a Métabief y a la alfombra verde que les rodea.



Me encanta esta subida, se me hace super amena. Son sólo 5km pero tienen de todo, dureza, tramos boscosos, tramos abiertos, tramos rápidos, carretera estrecha y muchas curvas, un final recargolado y al llegar arriba, unas vistas espectaculares de 360º...que más se le puede pedir a esta subida?


Nos dejamos caer y aprovechando lo bonito del lugar, buscamos un super y como cada día, fruta, algo de pan con pavo, unas cocacolas y a reposar un poco.

Ahora estamos en territorio francés, pero en los próximos km, pasaremos otra vez a Suiza y haremos la parte más chula de la etapa, y mira que el listón está alto. Subiremos el Col de l'Aiguillon que sube hasta los 1293m y pasaremos también por El Grand Bel Coster 1392m. Toda esta última parte de la etapa es brutal. Subida super entretenida por una carretera solitaria, tramos de cemento rayado entre bosques y campos de alta montaña. Pistas de subida, bajada con pasos por granjas aislados y rodeados de una especie de muralla anti tanques, bunquers en las colinas que hacen que la mente vuele y se traslade a batallas bélicas y momentos durísimos que se debieron vivir por aquí en la Segunda Guerra Mundial.


Por suerte ahora reina la calma, y lo que algún día pudo ser un infierno, hoy es el paraíso!!




Que recuerdos de las cuestas que he hecho por Navarra y País Vasco en mis Transpyr's Freestyle. Cantidad de caminos rurales cementados que te llevan a los caserios entre los montes vestidos de verde y abrigados por frondosos bosques.

Rampas que te torturan pero al mismo tiempo hacen sacar lo mejor de ti. Todo esfuerzo tiene su recompensa y en estos casos, el subir por mitad de estos parajes, es señal de que te vas a rodear de fresco, de naturaleza en estado puro, de vida, de vistas impresionantes y esas duras rampas, cuesten lo que cuesten, has de conseguir superarlas para poder disfrutar de todo lo que  te irán regalando por el camino.










Pasajeros al treeeeen!!! Digo a la bici jaja. Jordi es generoso en el esfuerzo y no le importa llevar polizontes. Aquí los de marketing de Kask ya tenéis el nombre para el modelo 2020, ni Mojito ni leches, Kask Moscardón!! jajaja


Regresamos a Francia, cruzamos la aduana y a Jordi la da el scirocco. Después de cruzarla, vienen un repecho largo y el tío pone un ritmo de aquellos asfixiantes. 



Yo a rueda y viéndolas venir pero me guardo una última bala. Ya estamos en el final de la etapa pero hay un mini bucle extra que nos podríamos saltar e ir directos a casa. Le digo que ya que estamos, a por él y por enésima vez, nos desmarcamos de la principal iniciamos un circuitillo estilo carrera social de Girona. Veo el momento de atacar y tras un giro cerrado, cargo el plato y empiezo a tensar, miro hacia atrás y veo que esto hace daño así que ya no paro. Otro giro, recta larga y un tobogán con un repecho en las Granges Berrard. Lo subo manteniendo ritmo y luego ya tramo favorable donde no dejo de apretar viendo que pierdo contacto visual con Jordi. Por el pinganillo me marcan 30" y son buenísimos de cara a la general que sumados a la bonificación de la etapa de hoy, me darán un buen colchón mañana en la última etapa...JAJAJA, madre mía después de lo que llevamos encima, tener estas ganas de jugar es lo mejor que le puede pasar al coco y al cuerpo para acabar con una sonrisa y mañana levantarte con ganas de más. Eso significa claramente que me lo estoy pasando genial y es que para mí, el cicloturismo es una pasión y un disfrute continuo.  Ver tantas cosas, conocer tantos lugares, conocerte a ti mismo según las situaciones que se te van presentando y como las vas gestionando, compartir momentos y experiencias con gente maja, atreverte a ir un poco más allá, tener esas ganas de descubrir, de vivir aventuras, saborearlas, de no ponerte barreras ni límites, de ser consciente de que aquello que haces en cada momento, va a ser único e irrepetible y es lo que te vas a llevar el día que dejes de estar aquí. No puedo más que agradecerle a la vida que a día de hoy, haya podido sentir todas estas emociones cada vez que he salido de casa con la bici y la mochila a cuestas. Esto es un regalo y hay que saber sacarle el máximo jugo posible.

Y así llegamos al último día de este stage franco/suizo. Hoy la etapa será directamente un triathlón o algo más jaja. Hay que recoger todo, dejar el apartamento, empaquetar el coche con equipaje y bicis, desplazarnos a Le Pont (punto de inicio de la etapa), pedalear, volver a recoger,   ir en coche al aeropuerto y yo pillar el avión para regresar a casa mientras que Jordi aún se quedará por aquí y más tarde empezará a volver hacia Reus en coche.

Entre que no tenemos mucho tiempo por la hora de embarque, y por que la meteo no es la más alentadora, hoy hacemos la etapa más corta con 75km y casi 2000m+


Haremos 2 puertos, perfilaremos el Lago Joux, y ademas de subirlo, rodearemos el Mont Tendre.
Empezamos en Le Pont, a orillas del lago y aunque con el piso mojado, sin lluvia.



Ruta sin complicaciones técnicas, viendo lo mojado del terreno y lo acotado del margen de tiempo, decidimos eliminar algunos tramos de pistas y caminos que estaban originalmente en el track. Así pues, tras algunos repechos, enseguida nos encaramos al primer puerto del día. 



Parecía que la temperatura mañanera invitaba a salir más abrigado pero es hacer los primeros km de subida, y sobra todo. Me despojo de algunas ropas mientras Jordi se adelanta unos metros. 


Dejamos el lago detrás nuestro y en estos primeros km, la subida te exige una cierta tensión en los cuádriceps.



Me adelanto aprovechando un tramo con menos inclinación, incluso con una bajadita y me planto en los dos últimos km que se hacen ya cortos.




Hoy ni paradas para cocacolas si quiera, vamos a por faena por que además anunciaban lluvias pero ya de cara a la tarde. Teníamos margen de sobras pero por si las moscas, no nos entretenemos en exceso. Agua si que cogemos y yo estoy apunto de pillar un libro para la última subida que ya son 12km jajaja


Con el calor de estos días, es para echarse de cabeza en estas picas. Que gusto da encontrate con ellas en los pueblos y a veces en mitad de la carretera.
El descenso lo hemos hecho con cautela por que supuestamente estaba cortado por obras y el desvío que anunciaban, nos hacía dar un rodeo que comprometía el horario previsto por la organización, así que, poc a poc pero bajamos por donde estaba el track dibujado.

Llegamos a Montricher, cruce de carreteras, giro a la izquierda y en breve empieza a subir de verdad. Estos primeros km son de relleno pero luego, la carretera se mete de lleno en el bosque, se estrecha y los % no bajan del 2 dígitos durante al menos 6km.

Se trata del Col du Le Mont Tendre, puerto con una pendiente media del 9,2% para sus últimos 10km, en el que asciendes en esa distancia 932m llegando a los 1646m de altura. Los números no están nada mal la verdad.



Pues al lío, empezamos a subir, yo paro a cambiarle el agua al pajarillo y Jordi va haciendo. El tío va muy bien y ahora me cuesta darle caza pero poco a poco, la tozudez me hace ir acercándome hasta que me pongo a su altura y chepazo tras chepazo, le voy sacando ahora, yo unos metros a él.
El día no está muy boyante y cuando me faltan unos 3,5km para coronar, escucho el primer trueno del día. Vamos en una zona muy boscosa, donde la altura de los abetos no te deja ver apenas el cielo y por ahora, parece que aguantará. 
Miro la hora, saco la calculadora y empiezo a hacer números. Ya está tronando con más insistencia y en la parte donde se abre el bosque, justo a la altura del Buvette du Mont Tendre, un refugio que hay a escaso km y medio de la cima, el cielo ya se ve feo, caen algunas gotillas pero como sé que estoy muy cerca, no paro y sigo. 
Te metes de nuevo en la zona boscosa y entonces, en unos cientos de metros más, los abetos empiezan a zarandearse como si fueran simples plumas. Ahora si me empiezo a poner tenso. Intento apretar, en algún tramo medio favorable cargo el plato y todo pero al final, las fuerzas son las que son, así que voy haciendo hasta el último giro a izquierdas de la carretera.
Como si estuviera viendo el ojo de Saurón, de una curva a otra, el cielo tórnase oscuro, casi se hace de noche en cuestión de segundos, el viento ya es muy fuerte, acelero, estoy exactamente a 200m de coronar pero ya no me lo pienso más, de golpe y porrazo empiezan a caer unas gotas que una sola de ellas, llena un vaso de carajillo jaja. Media vuelta, me encuentro a Jordi y le digo que impermeable y volando para abajo. Lo de mojarme me da igual, lo de hacerlo a más de 1600m y en medio de este tormentón ya puede ser un problema. Si sigue lloviendo al llegar abajo pues iremos haciendo con la calma pero por lo menos salimos de la zona crítica. Quizás con más tiempo y por lo que quedaba, podríamos haber llegado arriba, habernos puesto a resguardo y esperar a que pasará la tormenta pero, ya íbamos justos de tiempo para ir al aeropuerto y tampoco sabíamos con certeza si el chalet de arriba estaba abierto.

Total que empezamos a bajar y lo hacemos con cuidado. Yo lo paso mal por que la bici no me frena, llevo los pistones gripados y en alguna curva me las veo y me las deseo para aminorar la velocidad. La bici en estas rampas quieras o no se embala, y sin frenos...

Pero llegamos bien abajo y ahora, de tanto hacer fuerza con el freno, el trasero se ha quedado enganchado y voy frenado. Pero eso lo sé ahora, allí, cayendo la del pulpo, con rachas de viento fuerte y el cuerpo algo entumecido ya, ni cuenta me di.

Supuestamente para llegar a Le Pont nos quedaban unos 15km pero eran favorables...supuestamente Nada, otra tachuela de por medio, un puerto de esos pestosos, llevadero pero con rectas de esas largas que en condiciones normales pues mira, pero hoy, se está haciendo interminable. Yo no sé que me pasa pero no avanzo. Hago mucha fuerza y aún y así a penas puedo engancharme a la rueda de Jordi que es quien va marcando el paso. A ratos me levanto y recupero esos 5m que me lleva todo el rato pero los acabo cediendo. Al final coronamos juntos pero madre mía, se me ha hecho más duro este que el otro jajaja.

Coronamos el Col de Mollendruz (1184m), que ni estaba en los planes ni en los planos jajaja


Obviamente ni foto ni leches, gritos de alegría, a ambos se nos ha hecho largo el jodio jaja, pero ya está, ahora todo bajada hasta Le Pont. Allí nos cambiamos, nos secamos ya sin lluvia, cogemos el coche y hacia el aeropuerto de Ginebra.

No no, estos no somos nosotros, ellos iban delante, pero hubiera sido muy romántico hacer el tour con ese coche no jodi? jaja
Y al final tantas prisas para que los majos de Vueling, retrasen el maldito vuelo!!!

Y hasta aquí lo que dio de sí la magnifica semana que pasamos por estas tierras. Unos días en excelente compañía y de los que sólo me llevo cosas buenas. 
Muchísimas gracias Jordi por la compañía y por estos días. Han sido muy completos, jornadas de esas que nos gustan y con unas etapas estupendas como verdaderas protagonistas. El próximo lo haremos, como te suelo decir, de A a B jeje. Ahora ya hay que ir a por nota con eso de hacer travesías con alforjas. Has probado lo que es ir 2-3 días. Para el próximo, etapas en línea y no regresaremos al punto de partida hasta el último día. O incluso ni eso, partimos de un punto, llegamos a otro y transporte a casa. Opciones hay miles y ganas de aventura ya sabes que sobran. Venga company, nos vemos pronto!!! GRACIAS!!!

Gracias a CRITERIUMBCN por dejar la bici lista para la aventura y gestionar la sponsorización con SPEEDSIX para llevar las 4Disc puestas. Muchísimas gracias a vosotros también por la colaboración, muy contento con el conjunto y lo bien que se han portado bici y ruedas!!!!

A pensar en próximas aventuras que están por venir...

PARA VER MINI VÍDEO, HAZ CLICK EN: VÍDEO