sábado, 1 de septiembre de 2012

PEDALEAR EN LO MÁS ALTO, TRAVESÍA HIMALAYA 2012 (2ª parte)


El día se levanta medio apagado y frío. Lo primero no, pero lo segundo hace que te espabiles pronto. Después de desayunar lo mismo de siempre, estoy listo para empezar una nueva etapa y vivir otro día lleno de experiencias.
Los primeros km son fáciles, terreno favorable y algunos repechos que quitan el hipo.











Voy haciendo pruebas y jugando un poco con el monópode


El valle se va cerrando y tornándose más angosto con el paso de los km…


…hasta el punto de tener la sensación de que la carretera se va a acabar en cualquier momento ya que sólo ves paredes de piedra y tierra al frente. Pero de pronto alzas la mirada a tu derecha y ves como la carretera se encarama a la loma con un zigzag incesante. A vista de pájaro se ve muy bien. Son las Gata Loops, 21 curvas de herradura al más puro estilo Alpe D'huez.

Empiezan 24km después de dejar Sarchu y a pesar de no salvar un desnivel exagerado, la altura es lo que le da la dificultad pasando de los 4190m casi 4700m.



Cuando paro a descansar no me quedo quieto y aprovecho para hacer pruebas con la cámara que también tiene su miga. No sé cuantos km de más he hecho en estas idas y venidas pero seguro que unos cuantos jeje





Depués de un buen rato y 21 curvas….


De todos modos aunque que se acaben las curvas no significa que dejes de subir, aún queda mucho tramo ascendente por delante.





En Sarchu estuve un rato hablando con un par de chicos mientras tomábamos té. Ahora nos encontrábamos de nuevo en el camino…


Esta parte se hace larguísima a pesar de tener que hacer sólo 7km más, parece que nunca vas a llegar ni a dejar de subir. Las pendientes son llevaderas, incluso cómodas pero agota llevar tanto peso y un ritmo tan lento que hace que pases muchas horas sentado sobre el sillín.
Otro premio al esfuerzo…el Nakeela Pass, casi 4750m y seguimos subiendo!!!


El esperado descenso llega pero es casi un espejismo por que dura bien poco. Llegas al Whisky Nulah, un mini campamento en el que sólo veo una tienda pero muchos hindús . Mientras bajas vas viendo que la alegría de la bajada será corta porque al frente se intuye, como si lo hubieran trazado a escuadra y cartabón, el camino que queda por subir.


Hago un alto en la dhaba puesto que he salido casi sin comer nada y tengo hambre pero la parada dura menos que la bajada. Es llegar y la avalancha de hindús no tarda en rodearme, no me dejan ni respirar, me preguntan cosas y ellos mismo casi se responden, quieren saber de todo…de dónde vengo, a dónde voy, si viajo sólo y porqué, por qué en bici y no en moto, si estoy casado, los días que llevo y porqué hago esto…quieren hacerse fotos conmigo y no se cortan un pelo en ponerme sus pañuelos y prendas por encima como si fuera un pelele hasta que se me hinchan las narices y alzo la voz en medio de tanto agobio. Ni si quiera me habían dejado bajar de la bici…es que no entienden que estoy cansado y que la bici pesa lo suyo??
Total que no me dejan casi poner pie en suelo así que arranco, prefiero pasar hambre un rato más y sufrir la subida en estas condiciones que aguantar a esta gente.
El camino que me queda está bien al inicio pero de pronto la cantidad de tierra acumulada hace imposible el pedalear sin perder el equilibrio además del esfuerzo que ello supone así que tengo que hacer, aproximadamente, 1km caminando y arrastrando la bici.
Cortando el camino se va más rápido…


Y ahora sí, el primer 5000 de la ruta…..Lachulung La 5065m!!! Después de 54km y des de que partiera esta mañana de Sarchu, consigo coronar este gran paso.


Echo la mirada atrás…


Me quedo un rato aquí arriba saboreando este momento y esperando a que el único coche que hay se marche lejos y me deje solo. Sopla mucho aire, como en todos los puntos altos de aquí pero el día invita a quedarse aquí sentado, a contemplar, a cerrar los ojos y a pensar en muchas cosas y al mismo tiempo en absolutamente nada, dejar la mente en blanco por unos instantes. Ahora el silencio lo invade todo y el escaparate es inmejorable…


Ésta bajada y los decorados iniciales auguran el paso por una zona impresionante.






A medida que pierdo altura me encierro más entre paredes rocosas y el camino se estrecha volviéndose algo más técnico por la presencia de mucha piedra suelta y algún paso que hace que vayas muy concentrado para no acabar en el suelo.






Incluso se vuelve caprichoso y le regala a la vista esculturas naturales como estas...




Ya llevo un rato bajando me voy acercando al punto donde pararé para pasar otra noche más.


En Pang, otro pequeño asentamiento a 4657m encuentro todo lo que necesito. Una tienda grande en la que podré meter incluso la bici y tenerlo todo a mano, comida y al estar cerca de un río podré refrescarme y asearme.




Me acogen con entusiasmo. Con mímica y chapurreando algo de inglés logramos entendernos...



Cansado de comer el arroz sin nada o con el dal, decido explicarles como hacer arroz a la cubana jeje, nos reímos un rato todos juntos y al final…mmm

Mientras ceno hablo con un chico que viaja en moto y va en dirección opuesta a la mía. Hablamos un rato y me da información de primera mano de cómo está el camino y lo que me queda para llegar al siguiente paso.
Es tiempo de descansar así que después de haber comido y socializado un rato me voy a la tienda a prepararlo todo para el día siguiente y a dejar la bici a punto. Estoy a casi 4700m y me siento bien pero por la noche me cuesta dormir mucho. No acabo de encontrar la postura y sigo teniendo el problema de la mano. Además aquí hay muchos perros que no paran de ladrar en toda la noche y hasta he salido en mitad de la noche y con un frío del carajo para tratar de callarlos pero ni caso.
Me encanta despertarme y ver el cielo despejado y de buena mañana un sol tan espléndido allí en lo alto.


Dejo Pang bajo mis pies…



Cuando consigo alcanzar el punto más alto de esta colina, entro en la planicie de Moray. Ahora tengo por delante unos 40km más o menos llanos sobre los 4500m y aquí sí que no se escucha ni un alma.



El inicio está muy bien asfaltado pero eso dura algo menos de 20km. Luego empieza siendo una pista casi sin marcar para pasar a ser un pedregal o directamente una zona con dunas de arena de playa que te hacen sudar la gota gorda para avanzar, bien sea montado en la bici o arrastrándola.





El aire se empieza a levantar y se forman pequeños tornados que corren frente a mi.



Esta planicie me está matando por que tras unos km sobre ese terreno arenoso las piernas ya me arden. Por fin de nuevo camino en condiciones.



Tras unas horas ya pedaleando llego al final de la planicie y al inicio del que va a ser el ascenso al 2º paso más alto del mundo, el Tanglang La de 5358m. Justo en este punto de inflexión hago una parada para repostar…




Como un plato de arroz en la terracita y empiezo a hacer mis cálculos. Desde aquí me dicen que hay unos 22km de subida y que el terreno no es para nada cómodo…mucha piedra suelta y también zonas de mucha arena acumulada.
De todos modos me siento muy bien y con muchas ganas así que empiezo a buen ritmo y siendo muy constante.




Aunque no lo parezca, cada vez que el camino se esconde no lo hace con una mini desviación, el camino se adentra en ocasiones varios km y la verdad es que psicológicamente agota bastante. Aquí una de esas entradas y de las cortas jeje



Llevo buena cadencia y el final, aunque se empina bastante me cuesta menos que otrs pasos que ya he hecho. Supongo que se empieza a notar que ya estoy más acostumbrado a la altura. El fuerte viento del norte se empieza a notar cuando ya estoy a escasos metros de coronar.



Otro más para la colección…



Guau!! Menuda sensación, ha costado pero pienso donde he llegado y no me lo creo jeje, impresionante!!El día está muy despejado y las vistas son geniales. Cuando ya llevo un rato por aquí arriba dando vueltas, haciendo fotos, sintiendo el momento cuando de pronto aparecen 2 ciclistas más, los únicos que veré en todo el viaje. Ellos han partido desde Leh y pararán al llegar a Manali.
Yo ya estoy un paso más cerca de allí y de hecho todo el terreno hasta allí debe ser asequible.  Después de estar un rato hablando y cambiando impresiones e información me lanzo hacia abajo anonadado por la espectacularidad de las vistas.




Después de varios km descendiendo empiezo a ver los primeros campos verdes.




Las primeras casitas hacen acto de presencia. Paro para pedir acomodación pero no hay luz así que no podré cargar las baterías…mejor sigo y llego al pueblo de Upshi.



El tramo de carretera hasta llegar a Upshi lo hago rápido, va llaneando tendiendo a bajar un poco  y la luz del sol ya escasea. Al llegar me rápidamente me doy cuenta de que he cometido un error y a pesar de no haber podido cargar las baterías hubiese sido mejor quedarse unos km más arriba en algún mini pueblo más tranquilo que no aquí.  Aposentado a orillas del río Indus, este es un pueblo de todo menos tranquilo jeje. Este es el primer pueblo “grande” que te encuentras o como mínimo de los que salen marcados en los mapas y está justo en un cruce de carreteras. El paso de camiones, motos y 4x4 es continuo las 24h.
Estoy a 3400m y a unos 52km del que será mi primer alto en el camino. Para empezar, lo primero nada más llegar, control de firmas jeje



Este es un lugar pequeño pero estresa ver la cantidad de movimiento que hay. Consigo un sitio para dormir y que sitio!! Mejor no comentar nada pero no tiene nada bueno jeje. Además ha habido un corte de luz en todo el pueblo y ceno en un sitio a oscuras con la el frontal puesto mientras el resto de gente mi mira raro y se acercan a investigar que es esa luz jeje. Mientras cae el sol, esta oradora hace rodar esta rueda de oración.





La ruda de oración es una caja cilíndrica que se hace girar sobre su eje. Cada rueda lleva el texto de un mantra u oración sagrada, bien grabado o bien dentro de una tira de papel. Los budistas creen que el simple acto de girar la rueda equivale a recitar una oración...una rueda con una oración libera las fuerzas benéficas del mantra.



El objetivo principal de esta  práctica  es aliviar las miserias de todos los seres. Compasión,  paz y bondad son irradiados a través de las bendiciones de los mantras dentro de las ruedas de oraciones junto con la intención y concentración de los practicantes.
Este objeto se emplea sobre todo en la doctrina budista de los lamas, muy extendida en el Tíbet. La religión budista es una de las religiones que más facilitan el rezo a sus creyentes.
Las ruedas de oración pueden ser de varios tamaños. Desde las grandes ruedas que son empujadas por más de un orador hasta las personales, similares a pequeños sonajeros que se hacen girar con un golpe de muñeca, pasando por las medianas que cubren las entradas de los templos.
No sólo girarlas manualmente equivale al rezo, también las hay que giran por el efecto del agua, del viento, del calor, etc.
El poder de la oración es reconocido por todas las religiones. Se da a la oración el poder de ayudar a nuestro desarrollo espiritual… a aumentar nuestra capacidad de comprensión de lo que nos rodea,… de asumir y enfrentar nuestra propia realidad… de abrirnos la puerta hacia la serenidad,  la aceptación, la armonía… la paz interior… de encontrar nuestro ser interior, nuestra fuerza interior…




El sitio en el que me hospedo no tiene baño y me doy un intento de ducha en mitad de la calle echándome cubazos de agua helada encima, menudo espectáculo jeje.
Casi no pie duermo alterado por tanto ruido así que me pongo en pronto y después de comer algo me pongo en marcha tomando esta carretera maltrecha que discurre paralela al río Indus hasta Leh.



Lo único que paso de vez en cuando son estos recintos militares



Y si me desvío un poco de la ruta???jeje



Hago un alto en el camino para fotografiar esta bonita rueda de oración.



Con el paso de los km me voy metiendo de lleno el mundo budista y me convierto en observador y admirador de sus bonitos e interesantes monasterios.










El monasterio de Thiksey es un monasterio budista de la rama de los “sombreros amarillos” (Gelugpa) que se encuentra en el valle del Indo, a unos 25 kilómetros al este de Leh, la capital de Ladakh. Este monasterio destaca por su parecido al palacio de Potala en Lhasa, Tibet.
El monasterio de Thiksey fue construido hace unos 600 años y consta de 12 niveles que ascienden por una colina, culminando en apartamentos privados de los lamas.
Tradicionalmente las familias de Ladakh donan a uno de sus hijos para que se conviertan en lamas, aunque esta práctica está desapareciendo gradualmente.
Desde el patio central y subiendo unas escaleras se puede ver un mural de dos calendarios tibetanos con la “Rueda de la vida” representada entre ellos. La parte central de esta rueda tiene la representación de una serpiente, un pájaro y un cerdo, simbolizando la codicia, el deseo y la ignorancia respectivamente.
Los budistas creen que es crucial superar estos lazos terrenales para alcanzar la iluminación y escapar del ciclo de la muerte y el renacimiento. La rueda está sostenida por Yama, una figura negra que, después de la muerte de las personas, determina el destino de su futuro basado en sus obras durante sus vidas.
En la parte derecha de estos murales está la principal sala de oración la cual contiene muchos libros, muchos de los cuales están escritos a mano o pintados a mano. La ediciones recientes de estos libros se realizan mediante la impresión de bloque, como se hacía anteriormente en el Tibet.
l monasterio de Thiksey fue fundado durante el periodo inicial de la expansión de Gelugpa, alrededor de  mediados del siglo XV, probablemente en el lugar del anterior establecimiento Kadampa.
En este monasterio de 12 pisos pintado de rojo, ocre y blanco viven unos 60 lamas, además hay un convento y un total de 10 templos. Al igual que los monasterios de Likir y Rangdum, fue construido como un monasterio fortaleza. Desde el monasterio hay excelentes vistas del valle del Indo, además hacia es este se puede ver el monasterio de Matho, hacia el sur el palacio real de Stok, y hacia el oeste el antiguo palacio real en Shey.
Cerca del monasterio hay pequeñas casas donde viven los estudiantes, los monjes, y suelen tener habitaciones para alquilar a los turistas.



Sólo quedan 25km a Leh estoy parando mucho por que la verdad que vale la pena hacer un alto en el camino para ver estos monasterios y pensar en esta cultura y intentar imaginarse ese modo de vida que llevan aquí los monjes budistas




Y en algún momento paro para compartir charla y experiencias sus habitantes.



La etapa de hoy es cómoda tanto en kilometraje como en desnivel. No obstante, me encuentro algo cansado por no haber dormido y bajo de moral cosa que hace que estos km se me hagan cuesta arriba



Pero después de muchas rectas y salvar algunos repechos llego a Leh






Leh fue la capital del reino de Ladack en los himalayas aunque actualmente es un distrito en el estado de Jammu y Cachemira. En el pueblo aún se destacan las ruinas del palacio de Leh que fue residencia de la familia real de Ladakh. A pesar de haber dejado las alturas de los últimos pasos, sigo estando bastante alto ya que Leh se encuentra a 3650m.
Lo primero que hago es darme una vuelta y subir la calle principal que se me hace muy larga y dura en busca de alojamiento. Son 27.500 habitantes los que viven aquí de continuo pero se nota que es un destino turista ya que, es normal ver a mucho occidental cosa que no me ha pasado días atrás.
No hay manera de encontrar nada libre. He empezado por los sitios más sencillos por no llamarlos de otra manera. Me pateo todas las calles y callejuelas y nada. Paso al siguiente nivel y estamos en las mismas y al final me pongo a buscar en hoteles. Tampoco lo tengo fácil y al final, alejándome 2km del centro y en una calle muy solitaria encuentro un hotel que me va a costar más una noche que lo que he pagado en todo el trayecto jeje. De todos modos no me irá mal descansar ni que sean un par de noches en mejores condiciones así que me quedo una habitación.
He de hacer algunas compras así que me cambio, me pongo algo más cómodo y me voy con la bici pero sin alforjas…madre mía que peligro, soy incapaz de dominar el manillar pero voy subiendo la misma calle de antes como un tiro jeje.
Me entero que para subir al Khardung La necesito un permiso especial así que voy a hacer unas gestiones a la comisaria…que miedo jeje


Aquí no consigo nada y me mandan a la ciudad, me dicen que pregunte en las agencias de viaje. A eso voy pero me paro a curiosear lo que parece un partido de fútbol. A pies del monasterio, todo el mundo se ha reunido para ver un partido de fútbol que al parecer tiene que ser especial.


Después de estar allí un rato me voy a dar una vuelta por el centro y callejeo un poquito más aunque no he escogido los mejores callejones para moverme con tanto peso.


Todo parece muy tranquilo y me lo paso genial moviéndome como Pedro por su casa tomando fotos y tratando de asimilar a donde he ido a parar.

Paso aquí mi primer día sin pedalear,  y aprovecho para enviar algunas postales, "turistear", hacer algunas compras y en definitiva relajarme un poco disfrutando del ambiente de Leh.



Este hombre estuvo mediando horas en este sitio y si moverse. Lo vi por la mañana y al caer el sol y de verdad que estaba tal cual, como si de una figura se tratara. Lo espiritual adopta forma física y de verdad que el estar aquí te hace pensar mucho.

Tuve la suerte de asistir a una especie de misa donde habían reunida mucha gente y los pregones o cánticos que se pronunciaban aquí se oían por altavoces en todo Leh.

Las ruedas de oración no dejan de girar...


Tanto las que portan cada uno de ellos en sus manos como las que se encuentran en el exterior del monasterio y que todo el que pasa por aquí las hace girar.

Me descalzo y entro para ser participe de algo muy especial y que jamás antes había visto.





No paran de repetir unas frases que evidentemente no entiendo y de reproducir el sonido "mmm" que apacigua y relaja mucho. Seguramente en un día normal en mi vida cotidiana no produciría ningún efecto pero aquí es distinto, te dejas llevar por el momento, cierras los ojos y le das sentido al viaje que estás realizando.  Sigo diciéndome a mi mismo..."has visto done estás??"...no me lo acabo de creer, es alucinante y estoy muy contento de poder compartir estos momentos con ellos.

Al salir, te ofrecen comida gratis,  un lugar en el que ves tantas carencias y sin embargo te ofrecen un un plato de arroz igual que el de todos pues eres uno más y no hay distinción alguna. Por otro lado todos los monjes también hacen un alto en sus oraciones para comer algo.

Otros no dejan de tocar dándole un toque festivo a la ceremonia.

No me doy cuenta y se me pasan casi 3h volando. Al salir me paro a charlar con un chico que dice que me ha visto con la bici. Él tenía un bici de montaña años atrás y al verme con la mía le trajo muchos recuerdos. Me decía que se moría de ganas de hacer algo así, coger una bici y irse a viajar para conocer otros lugares.  Ahora le era imposible pero orgulloso me muestra su bici con la que va a los pueblos vecinos para darse un paseo cada día.

A mi me encanta su bici y bromeando nos prometemos un cambio al finalizar mi viaje jeje. Un tipo muy simpático.  Él también me aconseja como conseguir el permiso para mañana, se trata de conseguir la hoja y luego anotar el pasaporte de otra persona. No importa si no la coneces, es simplemente por que si lo haces sólo te cobran una cantidad bastante más exagerada de que si lo haces acompañado.
Sigo su consejo y después de hacerme con el pasaporte de una norte americana y pagar la cantidad estipulada ya lo tengo todo para la etapa de mañana.
El día va llegando a su fin y después de haber comido un plato de pasta bien contundente empiezo a salir del centro para ir a mi habitación.  Debo preparar de nuevo la bici, dejarlo todo listo ya que al día siguiente viene el que seguro será el reto más exigente de esta ruta.
Después de este merecido descanso, estoy física y mentalmente preparado para afrontar la ascensión del Khardung La, el paso más alto del mundo con sus 5602m y desde la puerta del hotel, 43km de subida constante.

4 comentarios:

  1. Increible Hector!!! espero impaciente el resto de la aventura.


    ARbike

    ResponderEliminar
  2. Fantastic i enriquidor aquest viatge Hector !!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    He trobat el blog navegant per internet i m´ha agradat moltísim aquesta ruta de l´Himalaya. M´ha recordat molt les meves lectures sobre aquestes regions que va trepitjar per primera vegada Michel Peissel, el Mustang, el Zanskar, Ladack, etc...
    Tot un somni... Tot un recorregut on demostres ser tan intrépid com ell.
    Salut i gràcies per fer-me també somiar.

    ResponderEliminar
  4. Fran tot un plaer que hagis pogut fer un cop d'ull i haver pogut transportar-te una miqueta de la magia de l'Himalaya. Sense dubte un lloc maravellòs!!! Gràcies a tu company!!

    ResponderEliminar