domingo, 4 de abril de 2021

SEMANA SANTA COMBINADA...BICI, TELETRABAJO Y BUENA COMPAÑÍA!!!

Además de los festivos de la Semana Santa, pues nos tomamos alguno más para completar y hacer unos días de desconexión. El plan era pasar la primera mitad de la semana en Begur en casa de unos amigos y luego regresarnos a Tiana para seguir disfrutando de los días tan buenos que nos ofreció este pequeño paréntesis en el calendario.

Aprovechando el la oprotunidad, el lunes Gloria subiría en coche para Begur y yo lo haría, saliendo bastante antes, en bicicleta. Una ruta que ya me conozco perfectamente pero que aún y así, le añadí algunos tramos nuevos para mi ya a la altura de Palamos enlazando con la población de Mon-Ras y así, añadir un aliciente el trayecto.


Bonito amanece y ritmo sabrosón de inicio por la nacional manteniendo una buena media pero ya me notaba que las piernas, después de tantos días encadenados y de varios apretando bien los dientes, estaban pidiendo a gritos un poco de descanso. La verdad que se lo habían ganado pero ya que estábamos y que, hasta el juves no volvería a tocar la bici,  pues si las forzaba un poquito más, ya no me lo echarían en cara jajaja.


Llego a Tossa con el motor ya rodado y empezamos a afrontar la parte más entretenida de la ruta.


Un pequeño guiño el emblema del team y seguimos la marcha. Cosas del destino, igual esa parada me salvo o quizás si no hubier parado, no me hubieran dado el susto que me dieron, el caso es que unos minutos después, en una de las curvas de bajada, me addelantó un mini cooper de los antiguos que iba pasado de rosca y me dio un golpe con el pasa rueda y la puerta quitándome el pie del pedal. Suerte que sujeté fuerte el manillar, que se movió más que un garbanzo en la boca de un viajo y salvé el guarda rail que me pasó a 2 dedos. 
La zapatilla nueva algo rascada y los pelos como escarpias. El conductor ni levantar la mano para pedir disculpas ni nada. Situaciones de aquellas que te hacen sacar los mil demonios que llevas dentro pero es que ni lo vi venir, suerte que aguanté la embestida y no me fui al suelo, seguro que ni hubiera parado. Una rato antes yo había pasado a un par de ciclistas de ya más avanzada edad y si les toca a ellos, no se yo...




Pasado Palafrugell, última tachuela y madre mía, no es nada, pero ya iba al rojo vivo jaja y se me hizo un poco bola llegar. Al final 120km en 3h30 con 1200m+ con los que, iniciaba semana, pero cerraba un bloque de entrenos que me dejaron muy contento.
Ahora era momento de pasar 3 días, bueno contando 1 de teletrajo, en buena compañía y hablando de cualquier cosa menos de bicis.





La verdad que los descansos se agradecen, pero yo no sé estar quieto y si me quedo 2 días sin hacer ejercicio, ya me falta algo y me sobra energía por quemar que hace que esté más acelerado jaja.

El jueves pues es día de retorno y nuevamente aprovecho para hacerlo en bicicleta. Ya tenía montada una ruta por el Montseny y surge la idea de ir a visitar a mis padres. Gloria iría directa en coche y yo daría un poco más de rodeo con la bicicleta pasando por La Bisbal-Coll de Santa Peiaia-Caldes de Malavella-Vilobí d'Onyar-Santa Coloma de Farners-St.Hilari- Coll Ravell-Coll de Sant Marçal-Santa Fé-Coll de Santa Helena-Costa del Montseny y finalmente Palautordera.

Por la mañana pasé bastante fresquete y es que por un buen rato, no pasé de los 2-3grados. Subía a Santa Peiaia con ganas pero con las piernas como palos del frío que tenía.




Luego la cosa fue mejorando y más aún cuando hice una mini parada en Santa Coloma de Farners para comerme el trocito de bizcochó riquísimo que llevaba en el bolsillo y que había preparado mi amiga Moni.



Pilas cargadas y empieza la parte de montaña de la etapa con los 18km de subida a St. Hilariy que adorno con en el bucle que pasa por Joanet. Éste no lo había hecho nunca y es muy bonito.




Voy de menos a más y me encuentro bien. Sin forzar la máquina pero voy haciendo a buen ritmillo. Como siempre, la cabeza puesta en la recta pestosa de inicio hacia Sant Marçal y ese tramo a Santa Fé que parece que ya no sube y, por lo menos a mi, se me engancha que no veas. Quizás ya es más tema psicológico o del magnetismo de la zona jajaja.



Y uno de los tramos más románticos de esta parte de la montaña, el paso hacia el Coll de Santa Helena. Da igual la época en que lo hagas, siempre tiene un encanto especial.




Luego bajada rápida y juguetona ya hasta casa de mis padres y, aunque aún hoy no hay muchos, vigilando mucho a los coches que suben. La mayoría o por que no saben más, o por que piensan que la carretera es suya, pero te los encuentras tomando las curvas por mitad de la calzada como si no fuera con ellos aquello de que existen dos carriles.


Tras estar con la family un rato y comer riquísimo como siempre en casa de la mama, agarro la bici y continúo la marcha hacia Tiana. 




Me cruzaré con Carlos en algún punto y aún haremos unos km juntos. En mi caso 60km con 550m+ que sumados a lo de la mañana, me de jan una jornada muy bien aprovechada de 200km y casi 3000m+


El viernes tan sólo unos recados y soltar piernas en el rodillo 1h.

El sábado nos volvemos a desplazar y subimos con la furgo de Luis a Platja d'Aro. Hoy salida con el Team y con el Club St. Grau. Recorrido chulo por Girona tocando un poco de todo y subiendo 2 veces el Coll de la Ganga, una vez par cada vertiente, tocando tramos de pueblitos de interior con mucho encanto, volviendo al litoral para perfilarlo por la collada de Sant Feliu a Tossa...



Buen ambiente, buena grupeta, ritmo moderado pero yo que llevo una castaña encima considerable. Tos, mocos y poco a poco quedándome sin voz. Voy a lo mío echando fotos y hoy viendo los toros más desde la barrera, cerrando grupo y controlando que nadie se descolgara y se quedara sólo.




Mientras tanto, jugando a ser fotógrafo aficionado y retratando a los compis y a las zonas por las que discurrimos. Carreteras tranquilas y paisajes algo cambiantes. Montaña con bosques de encinas, las planicies del interior con los campos teñidos de verde prado y amarillo colza, la preciosa costa mediterránea bañada conlas aguas limpias de esta espectacular zona del litoral catalán.






Los cámaras de eurosport siguen retransmitiendo desde los globos jajaja







Una parada técnica para cambiar el agua a los pajarillos mientras la gente sigue de charla y comentanco la jugada.



Pasos por pueblos que dan un toque añejo a la ruta. En este caso, un culebreo por Casavells y sus callejuelas relajadas con muros empedrados.





Ahora de regreso a la costa subiendo nuevamente el Coll de La Ganga. Los compañeros del team tirando del carro y llevando en bolandas al grupo.



Llegamos al inicio del Coll de Sant Grau. Los compis del equipo van con ganas de subirlo rápido y Alberto que va en la furgo va cantando consignas por el pinganillo. Yo voy con el chip de aguantar lo que pueda, y si es el caso de llegar a la última parte donde suaviza un poco y me queda algo, pues echo el resto para empujarles y ayudarles hasta que ya no me dan más las piernas, o mejor dicho en este caso, hasta donde el cuerpo me deje. 
Las voy pasando mientras voy tosiendo, todas las curvas que psicológicamente marcan la subida. Yo siempre llevo dibujada en la cabeza la ruta que hago y cuando vienen puntos complicados, los visualizo como si llevara un virtual partner 100m por delante de mí. Es la manera de exigirme el 200% y no tirar la toalla. Al final aguanto y corono primero pero hasta aquí mi aportación/compañía de hoy. A penas puedo hablar y la tos con moco va a más. Así que decido volver pedaleando a casa en lugar de hacerlo a Platja d'Aro y desde allí con la furgo de Luis.
Carlos se anima y se viene conmigo, así que después del del avituallamineto que ha preparado Álex con la ayuda de la directora del club, equipo y la casa jaja, y la de Alberto, nos despedimos y cada cual a seguir su ruta.







De regreso a casa me sucede algo muy raro, el cuerpo no acompaña, me siento mal pero por otro lado, voy muy cómodo acoplado sobre la bici y las piernas van solas. Carlos se queda toda la vuelta a rueda y yo le voy echando un cable tratando de exprimirle para que se esfuerce. Rodamos rápido y pasamos Tossa, Lloret, Blanes y cada uno de los pueblos del Maresme que a mi se me hace corta la vuelta. A él parece que se le hace un poco más larga, pero ambos sabemos que esto es bueno para él, así que yo encantado de aportar, y él supongo aque también. Bueno mientra subimos los repechos y apretamos el culo en el llano no, pero seguro que al llegar a casa y se meta en la ducha, tendrá esa cara de felicidad que tenemos todos cuando hemos cumplido y sabemos que la jornada ha cundido.




No sé, cosas de aquellas raras que cuesta encontrar la explicación pero que hoy, me alegro de que me haya sucedido así por que sino, la vuelta a casa se me podía haber hecho muuuuy larga.
Al final 170km y 1700m+ con una primera mitad en grupo y la segunda más a cara perro. Buen trabajo a pesar de todo y magnifica mañana!!

El domingo lo empezamos como acabamos ayer. Carlos y yo por nacional rodando jajaja. Esta vez, sólo 42km y muy suaves. Una ida y vuelta a la rotonda de Llavaneres y charla tranquila. Otra buena semana de bici y de ratos vividos.